La convivencia en una estructura cooperativa del aprendizaje

[themecolor]La convivencia en una estructura cooperativa del aprendizaje[/themecolor],

por Esmeralda Llorca, profesora del Máster Oficial en Resolución de Conflictos en el Aula (UCV)

Vivimos en una sociedad en la que para alcanzar el éxito es necesario conseguir gran cantidad de metas cada vez más inalcanzables en una continua competición con los demás. Nuestro sistema educativo, en un alto porcentaje, es un claro ejemplo de ello. Compiten los alumnos, las familias, los colegios, en nuestro país las comunidades autónomas, entre los países,…

Un cambio al respecto de este planteamiento requiere un gran esfuerzo.

En una estructura cooperativa del aprendizaje pasamos de la competitividad a la cooperación, no se trata solo de una estructura basada en la recompensa que obtienen los alumnos. Enfrentamos por una parte las clases magistrales, donde el profesor tiene el poder absoluto de decidir cómo se aprende en clase, y por otra parte la colaboración y el aprendizaje por descubrimiento generado entre los propios alumno y guiado por el profesor. El papel del profesor, por tanto, pasa a ser un modelo para la generación de un buen clima de convivencia; es mediador, orientador, integrador, persona dialogante, fomenta las actitudes cooperativas y la correcta socialización.

 Se busca generar la ayuda entre los alumnos, favoreciendo la autonomía de los mismos, que trabajaran en pequeños grupos heterogéneos con la finalidad de adquirir el conocimiento entre todos incluso de una manera más eficaz. Se contribuye a que los alumnos se sientan seguros de si mismos, siendo valorados por el grupo pues cada uno de ellos tiene algo valioso que aportar, todos participan en la toma de decisiones, se fomenta la participación de todos respetando las diferencias y rompiendo con los estereotipos.

En estas estructuras el alumno alcanza sus objetivos si y solo si sus compañeros también lo consiguen. El hecho de que la recompensa no sea individual y que dependa de la consecución de los objetivos de los compañeros, supone una implicación necesaria en el proceso de aprendizaje del resto, que la recompensa individual no consigue. Los alumnos participan de una manera muy activa de la gestión y organización de su propia clase.

Los ejes básicos del aprendizaje cooperativo son: convivir, cooperar y  dialogar. A su vez claves fundamentales para una buena convivencia.

El dialogo se convierte en un aspecto básico para  poder determinar cual es la mejor manera de resolver una tarea, trata de ver cuales son los puntos de vista comunes y discutir, desde el respeto, aquellos que son diferentes. Intentaremos conseguir que el alumno se  relacione con el resto mostrándose seguro de si mismo y siendo capaz de comprender a los demás sin centrarse en su persona (empatía). Todo ello trabajando de manera conjunta, siendo solidario y comprensivo con los demás.

Con todo ello conseguimos: desde el punto de vista de la mejora de la convivencia, un mejor clima del aula y en consecuencia del centro; cuando trabajamos con todo el centro, además, mejora la autoestima de nuestros alumnos que deviene en un mayor compañerismo y empatía.

Como decíamos al inicio, un cambio hacia una estructura cooperativa del aprendizaje supone un gran esfuerzo, desde el centro (equipo directivo y claustro), desde las familias y desde las propias administraciones, que ya algunos han puesto en práctica y cuyos resultados empiezan a vislumbrarse como el futuro alentador de nuestro sistema educativo.

Referencias bibliográficas:

Díaz-Aguado, M.J. (1999). Programas para mejorar la convivencia escolar y prevenir la violencia. En: Escuela y Sociedad en el siglo XXI. pp. 15-30. Gobierno de Cantabria.

Díaz-Aguado, M. J. (2005). Aprendizaje cooperativo. Hacia una nueva síntesis entre la eficacia docente y la educación en valores. Madrid: Santillana.

Johnson, D.; Johnson, R. y Holubec, E. J. (1999). El aprendizaje cooperativo en el aula. Buenos Aires: Editorial Paidós.

La autora de este artículo

Esmeralda_Llorca

Esmeralda Llorca Valmaña es licenciada en psicología por la Universidad de Valencia. Ocupa el cargo de jefa de sección de educación especial en la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte de la Comunidad Valenciana. Funcionaria de carrera como profesora de secundaria en la especialidad de orientación educativa desde el año 2002. Asesora de CEFIRE en la asesoría de orientación y tutoría. Colaboradora con la Universidad Católica de Valencia en diferentes masters (Resolución de conflictos, profesores de secundaria y master de orientación educativa). Entre sus publicaciones relacionadas con el tema encontramos: artículo «Ejercer la docencia en centros complejos» (junto a Jesús García) y «La docencia y la práctica educativa» (con Alejandro Argente, Lucia Ballester, Elena López, Vicente Marchante, José Manuel Mula, Julio Nando, Roberto Sanz y Manuela Vilata).

Máster Online en Resolución de Conflictos en el Aula – [themecolor]enseñanza sin distancias[/themecolor]. [themecolor]YA ES OFICIAL EN TODO EL ESPACIO EUROPEO DE EDUCACIÓN SUPERIOR. UN MÁSTER CON UN PROFESORADO DEL MAYOR PRESTIGIO[/themecolor].

Conflictos en el Aula. Máster

+Información sobre las docencia online, audiovisual e interactiva, de la UCV «San Vicente Mártir»

The following two tabs change content below.
Doctora en Psicología y profesora de la Universidad Católica de Valencia. Co-directora del Máster de Resolución de Conflictos en el Aula. Autora, entre otras obras, de Maltrato de Personas Mayores en la Familia en España (Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia: Serie Documentos, nº. 14, 2008)

Leave a Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.