¿Trastorno de Adicción a Internet?, por Gloria Cava

[themecolor]La historia de cómo se creó el Trastorno de Adicción a Internet[/themecolor]

por Gloria Cava, profesora del MU en resolución de conflictos en el aula (UCV “San Vicente Mártir”)

Lo que sigue se basa en lo esencial en el libro de Gorgio Nardone y Federica Cagnoni (2003): Perversiones en la red, Barcelona, Integral. Mi intención no es otra que mostrar cómo, en ocasiones, en psicología creamos (inventamos) un trastorno inexistente simulando que describimos una realidad.

Un ejemplo de trastorno inventado con efectos muy concretos nos lo proporciona la famosa construcción de un trastorno de adicción a Internet por parte de Ivan K. Goldberg. Este doctor podía haber sido el primero en su campo y haber ganado la fama por haber dado nombre ¡a un trastorno que no existe! La historia es así.

Dr. Ivan K. Golberg, 'inventor' del Trastorno de Adicción a Internet

Dr. Ivan K. Golberg, ‘inventor’ del Trastorno de Adicción a Internet

El Dr. Goldberg, psiquiatra, creador (en 1993) de la famosa Escala para la medición de la depresión que lleva su nombre, fundó en 1986 la web PsyCom.net. En 1995 decidió gastar una pequeña broma a los miembros de este sitio enviando a todos un e-mail que contenía la parodia de la última versón del DSM. Para demostrar la complejidad y rigidez del manual inventó un trastorno llamado

“Internet Addiction  Disorder” (IAD) (Trastorno de dependencia de Internet”),

cuyos “criterios diagnósticos” eran los siguientes:

Uso incorrecto de Internet que provoca daños o sufrimientos clínicamente significativos, manifestados por tres o más de los siguientes síntomas presentados en un mismo período en un espacio de doce meses:

TOLERANCIA, como definida por los siguientes síntomas:

                1. Aumento significativo de tiempo transcurrido en Internet para obtener satisfacción.

                2. Reducción significativa de los efectos derivados del uso continuo de la misma cantidad de tiempo transcurrido en Internet.

ABSTINENCIA, manifestada por el conjunto de los siguientes síntomas:

                1. Síndrome de abstinencia característica:

                               a) Cese o importante disminución del uso de Internet.

                               b) Después del criterio a se desarrollan en un espacio de tiempo de varíos días a un mes, dos o más de los siguientes síntomas:

                               b.1. Agitación psicomotora;

                               b.2. Ansiedad;

                               b.3. Pensamientos obsesivos enfocados sobre lo que está sucediendo en Internet;

                               b.4. Movimientos voluntarios e involuntarios de teclear con los dedos;

                               b.5. Uso de Internet o de servicios on-line realizados para aliviar la abstinencia.

                (Los síntomas del criterio b causan daño o dolor en áreas del funcionamiento social, ocupacional o en otros ámbitos importantes)

                               2. Acceso a Internet siempre más frecuente o por períodos más prolongados respecto a la intención inicial:

                               a) Deseo persistente o esfuerzo infructuoso de interrumpir o tener control sobre el uso de Internet.

                               b) Dispendio de la mayor parte del tiempo en actividad relacionada con el uso de Internet (compra de libros, búsqueda de sitios nuevos, organización de archivos, etc.).

                               C) Mantener el uso de Internet a pesar de la conciencia de problemas físicos, sociales, laborales o psicológicos persistentes o exacerbados por el uso de Internet (privación del sueño, dificultades conyugales, retraso en las citas, negligencia en relación con  los propios deberes laborales, sensación de abandono de los seres queridos).

                                

Con gran sorpresa para el Dr. Ivan K. Goldberg muchos colegas admitieron haber encontrado la existencia de este trastorno en diversos pacientes  y le escribieron ¡para perdirle ayuda!

El College Park de la Universidad de Maryland puso a disposición de los estudiantes un grupo de consulta llamado “Atrapados en la Red”.

El McLean Hospital (conocido servicio de salud mental de Belmont, Massachussets) fundó una nueva clínica para los “computer junkies” (los yonquis del ordenador).

La Dra. Kimberly Young , calificada de experta en el nuevo trastorno, anunció la formación del “Center for on-line Addictions”, para ayudar a las grandes compaías a identificar los empleados que hacían un uso compulsivo del ordenador.

Aparecieron diversos grupos de ayuda en la Red; etc. etc. etc.

El Dr. Goldberg se alarmó ante esta situación:

IAD es un término inadecuado y desafortunado. Suena como si tuviese algo que ver con la heroína, una sustancia que crea una dependencia física real y que es capaz de alterar la composición celular del cuerpo. ¡Medicalizar cada comportamiento insertándolo dentro de la nomenclatura psiquiátrica es un poco ridículo! Si generalizamos el concepto de dependencia de cada cosa que una persona puede hacer en exceso, entonces tendremos que hablar de dependencia de los libros, del jogging o de tantas otras cosas.

E  intentó redefinir el trastorno que había inventado a título de broma. En ese sentido, reemplazó el “Internet Addiction Disorder” por el “Pathological Internet-use Dirsorder” (Trastorno por uso patológico de Internet”, con las siguientes  características:

           La utilización del ordenador es tal que puede causar :

–        A. Malestar

y/o

–        B. Disminución de la actividad laboral, académica, social, familiar, financiera, psicológica o fisiológica.

Lo bien cierto es que, pese a los intentos del  Dr. Goldberg, autor de la broma, su IAD se ha abierto camino en el campo de las adicciones, lo que pone de manifiesto que un diagnóstico enormemente publicitado crea la realidad que él mismo debería tan sólo describir.

Los Netaholics Anonymous (algo así como “Redistas Anónimos”, en paralelo a “Alcohólicos Anónimos”) ha propuesto y divulgado en Internet su versión diagnóstica del trastorno, esperando aportar un poco de claridad… a quien la busque:

Las 10 señales para comprobar la dependencia de Internet:

10. Te despiertas a las 3 para ir al lavabo y te vas a controlar tu e-mail al volver;

9. Te haces un tatuaje que dice: “lo puedes ver mejor con Netscape Navigator 1.1. o superior”

8. Llamas a tus hijos Google, YouTube  y Puntocom.

7. Apagas tu modem y experimentas un vacío terrible… Como si hubieses “desenchufado” a una persona amada.

6. Te pasas la mitad del viaje en avión con el portátil sobre las piernas.

5. Decides prolongar tu carrera universitaria para seguir teniendo acceso gratis a Internet.

4. Te ríes de las personas que tienen un ordenador con poca memoria ram.

3. Empiezas a perder de vista que es posible enviar cartas por correo ordinario.

2. El último amigo que hiciste estaba en formato JPEG.

1. Tu ordenador se rompe. No consigues conectarte en dos horas. Empiezas a ponerte nervioso. Coges el teléfono… y produces zumbidos para comunicarte con el modem.

Según los Redistas Anónimos: ¡no hay duda: si te reconoces en esta clasificación, estás enfermo!

¿Qué hubiera sucedido si esta broma hubiera sido hecha por un ilustre psiquiatra en lugar de un grupo de navegantes guasones? Ya lo sabemos. Goldberg fue tal ilustre psiquiatra. Los efectos ya los conocemos: basta con mitrar la abundante bibliografía que hay sobre el tema.

 Autora de esta entrada

Gloria Cava, profesora MU Resolución Conflictos en Aula

Gloria Cava, profesora MU Resolución Conflictos en Aula

Gloria Cava es Doctora en Psicología por la Universidad de Valencia, Máster en Psicología Clínica, Máster en Terapia Familiar Fásica, Máster en Terapia Estratégica por la Escuela de Terapia Estratégica de Arezzo y Psicoterapeuta por la Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos (EFPA). Ha trabajado como psicóloga adjunta de la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Universitario la Fe en Valencia (1999-2011). Es coeditora (junto con Luis Rojo) del libro Anorexia Nerviosa (Ariel, 2003)

 

 

 

Máster Online en Resolución de Conflictos en el Aula – [themecolor]enseñanza sin distancias[/themecolor]. [themecolor]UN MÁSTER OFICIAL EN TODO EL ESPACIO EUROPEO DE EDUCACIÓN SUPERIOR. UN MÁSTER CON UN PROFESORADO DEL MAYOR PRESTIGIO[/themecolor].

Conflictos en el Aula. Máster

+Información sobre las docencia online, audiovisual e interactiva, de la UCV “San Vicente Mártir”

 

 

 

The following two tabs change content below.
Catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia (en excedencia) y director de la Oficina del Campus Virtual de la UCV-San Vicente Mártir. Autor, entre otros libros, de La violencia y sus claves (Ariel QUINTAESENCIA, 2013) y de los I, II y III Informe Internacional sobre Violencia contra la Mujer, Serie Documentos del Centro Reina Sofía para el estudio de la violencia.

2 comentarios

Leave a Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.