El deporte en la prevención de la violencia, por Victoria Casado

[themecolor]Programa sé la mejor versión de ti mismo[/themecolor]

Por Victoria Casado García, maestra en la especialidad de Educación Física y Máster en Resolución de Conflictos en el Aula

En la actualidad, nuestro sistema educativo es el claro reflejo de nuestra sociedad diversa y heterogénea, y por ello, nuestros centros atienden a alumnado de todo tipo: alumnos con discapacidades, alumnos provenientes de minorías étnicas o culturales, de familias desestructuradas o de entornos marginales, de diferentes clases sociales, etc. La riqueza de la diversidad dibuja grandes diferencias en los procesos de socialización que no siempre son fáciles y que juegan un papel fundamental en el desarrollo integral de la persona a lo largo de toda su vida. En los últimos tiempos, la agresividad en las relaciones interpersonales de niños y adolescentes es uno de los fenómenos latentes manifiesto, no sólo en las interacciones espontáneas y grupales, sino en contextos reglados como nuestras escuelas donde existen normas y valores contrarios a la violencia y favorables a la paz. Como dicen Serrano e Iborra (2005) al hablar de violencia escolar se ha popularizado una frase: “Se trata de un fenómeno preocupante, pero no alarmante. Pues bien, yo me siento alarmado. Lo siento, pero así es” (p.7). Así, tal y como detalla el Centro Reina Sofía en junio de 2005, el 2,5% de nuestros escolares (entre 12 y 16 años) está siendo acosado por algún compañero.

Dados coloresEl juego y el tiempo libre de nuestros alumnos son el foco principal de este tipo de episodios donde los conflictos aumentan significativamente y existe mayor probabilidad de violencia: la fuerte competitividad arraigada al juego, los valores negativos asociados al deporte, los procesos socializadores que derivan de la baja frustración, el sentido a la trampa, la cultura del no esfuerzo, el carácter individualista, alcanzar el éxito a cualquier precio… son valores que impregnan nuestra sociedad e influyen en la vida cotidiana de nuestros alumnos provocando enfrentamientos y situaciones conflictivas así como el aumento del índice de conflictividad cada vez a edades más tempranas.

[themecolor]Sé la mejor versión de ti mismo: Programa de promoción de la convivencia en Primaria a través del deporte[/themecolor]

Sé la mejor versión de ti mismo es el título de un programa de intervención para la etapa de primaria, concretamente, tercer ciclo, y responde a la necesidad de intervenir hacia una convivencia pacífica a través del mismo, centrado especialmente, en el área de Educación Física. Este programa está pensado para ser incluido en el Plan de Acción Tutorial siendo la Educación Física, el escenario principal de trabajo cuya finalidad es: mejorar las relaciones interpersonales en el grupo favoreciendo un clima de aula positivo mediante el juego y el deporte. La coordinación docente y la interdisciplinariedad es la clave en este programa y en la enseñanza-aprendizaje de valores y normas consensuadas por todos los agentes implicados en el proceso.

¿Cómo va a contribuir la Educación Física a la mejora de la convivencia? ¿Qué puede aportar a la prevención y resolución de los conflictos? En nuestra disciplina, los factores afectivo-sociales, motores y ecológicos, dotan a la Educación Física de una herramienta única para la convivencia donde la educación en valores y la pedagogía del conflicto, son pilares fundamentales (Fraile, López, Ruiz, & Velázquez, 2008). Para ello, el juego y el deporte son dos recursos fundamentales con un alto valor didáctico y educativo en la  contribución al fin último: el desarrollo integral  de los alumnos. El juego es para el niño la actividad más importante y seria en su vida y por ello pasa la mayor parte de su vida jugando. Gracias a esta actividad, el niño conoce e interpreta el mundo que lo rodea y en definitiva lo conoce; así juego y educación forman un binomio inseparable.

juegoEn cuanto al deporte, el máximo representante del pensamiento filosófico en lo que a deporte se refiere, Cagigal (1985), mantiene que es uno de los grandes fenómenos sociales, culturales, económicos y hasta políticos que definen nuestra sociedad actual, pero además, un contenido curricular de primer orden muy arraigado a nuestra disciplina. Haciendo buen uso de estos recursos, nuestra intervención desde este programa será la de ayudar a nuestros alumnos a que sean mejores personas a través del juego y el deporte.

El programa se desarrolla en tres fases consecutivas e interrelacionadas en función de las posibilidades del juego que será el hilo conductor en toda la propuesta. En la primera fase se trabaja el juego deportivo con la intención de aprender a jugar con deportividad y menguar los valores negativos de la competición. En la segunda fase se trabaja el aprendizaje cooperativo cuyo requisito es la participación activa y la colaboración de todos y por último, las sesiones de risoterapia como síntesis de todo el trabajo realizado donde se relajan, divierten y reflexionan acerca de toda la experiencia. En cuanto a la intervención didáctica de este programa, aunque son muchos los métodos y estilos de enseñanza en Educación Física y todos ellos bien empleados en función de las necesidades del grupo, momento, etc. serán la mejor medida metodológica, primarán los estilos de disonancia cognitiva por la naturaleza de la propuesta y sus beneficios, aunque también son importantes el mando directo y la asignación de tareas en actividades de mayor complejidad como los gestos deportivos o destrezas motrices. Por otro lado, en esta intervención las técnicas de modificación de conducta tienen gran relevancia a lo largo de todo el programa: la utilización de los refuerzos y castigos son un gran apoyo. No olvidemos que a través de este programa se promueve el cambio de ciertas conductas inadecuadas y la mejora de comportamientos sociales, especialmente, en el juego y el tiempo libre.

Este programa consta de dos unidades consecutivas que se trabajan de manera progresiva e interrelacionada a través de las fases que hemos nombrado anteriormente. Según la filosofía del mismo, es importante trabajar ambas unidades independientemente de cual sea su orden pues dependerá de la realidad y necesidades del grupo. Lo que sí es fundamental es que el alumnado conozca el por qué y para qué de cada momento del programa. Se desarrolla a lo largo de todo un trimestre en las sesiones de Educación Física que son dos semanales para tercer ciclo.

La primera Unidad didáctica es la de juegos deportivos cuya selección se basa en la clasificación que realiza Arnold (1991) de la escuela inglesa, en la enseñanza de los deportes. La filosofía a seguir en la enseñanza-aprendizaje de estos juegos es partir de lo fácil y sencillo a lo complejo y difícil siempre teniendo como referencia las normas consensuadas desde el inicio del programa. En cada sesión, los juegos se realizan siempre por equipos mixtos que van cambiando o no, en función del grupo e interés del docente. A lo largo de las sesiones el tiempo de reunión de los equipos es una rutina fundamental para el buen funcionamiento y organización y se realiza al inicio y durante la sesión, donde los alumnos aprenden a buscar una estrategia, planearla y ponerla en práctica. En esta fase de aprendizaje el pensamiento táctico está por encima de la técnica pues no es objetivo primordial ni una meta a conseguir aunque no supone que pase por alto. Los juegos, siguiendo con la clasificación de la escuela inglesa son: de blanco y diana como los bolos, de cancha dividida como el volleyball, de campo y bate como el béisbol y de invasión como el básquet siendo que la categoría de muro y pared no se contemplaban por las características físicas del centro. Los juegos de invasión son los más complejos para la práctica y el aprendizaje debido a la presencia de adversarios y compañeros simultáneamente así como el movimiento constante en el espacio. La sesión síntesis en esta unidad es, en la medida de lo posible, una jornada deportiva municipal bajo la coordinación y trabajo conjunto de los centros implicados.

La segunda unidad didáctica se centra en juegos y dinámicas de contacto, de confianza, de afirmación, de resolución… que aporta al grupo gran riqueza en la comunicación y toma de decisiones. Nuevamente, en estas sesiones los grupos son cambiantes y mixtos porque es importante aprender a trabajar con todos y cada uno de los compañeros. La unidad empieza con juegos más sencillos para ir aumentando en complejidad conforme avanzan las sesiones, hasta llegar a los retos cooperativos finales. Los circuitos cooperativos son muy importantes en esta unidad y se estructuran para que los alumnos vayan pasando correlativamente para hacer frente a nuevas pruebas cada vez. En ellos se pone en juego las habilidades y capacidades físicas pero también y más importante, cognitivas, que deberán ir superando en grupo. Las dinámicas de estas sesiones son muy interesantes para observar, conocer y evaluar ya que no existe solución única y cualquier planteamiento puede darnos la clave para resolver los retos. Finalmente, el programa acaba con las sesiones de risoterapia donde ríen, comparten, se desinhiben y reflexionamos sobre cuestiones importantes que hemos aprendido en pro del objetivo principal ligado a la convivencia pacífica y la resolución de conflictos.

Para finalizar, tan solo queda añadir la importancia que estos programas poseen para la convivencia en un centro y las relaciones interpersonales. Este programa comparte y defiende una filosofía de trabajo apartada de los métodos arraigados a la Educación Física más tradicional, donde el aspecto motriz era único y donde el resultado cuantitativo ocupaba toda la atención académica. Para hablar de una enseñanza deportiva educativa, debemos transcender del aprendizaje de lo meramente motriz para auspiciar otros ámbitos que tradicionalmente han sido soslayados como el cognitivo y, sobretodo, el moral (Gómez, 2005). La Educación Física es una herramienta educativa de gran poder en el aprendizaje de ciertos valores sociales y morales y esta propuesta, va encaminada a la prevención de conflictos que palíen necesidades sociales en un contexto educativo real, donde el juego y el deporte sean un instrumento educativo de grandes posibilidades y donde el conflicto sea, una oportunidad para mejorar.

Bibliografía:

Cagigal, J.M. (1985). Pedagogía del deporte como educación. Revista de Educación Física: Renovación de teoría y práctica, 3, 5-11.

Devís, J. y Peiró, C. (1992). Nuevas perspectivas curriculares en la Educación Física: La salud y los juegos modificados. Barcelona: Inde.

Fraile, A., López, V. M., Ruiz, J. y Velázquez, C. (2008). La resolución de los conflictos en y a través de la educación física. Barcelona: Graó.

Gómez Rijo, A. (2005). La enseñanza y aprendizaje de los valores en la educación deportiva. Revista internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte vol.5 (18) pp. 89-99.

Serrano, A. e Iborra, I. (2005). Informe sobre la violencia entre compañeros en la escuela. Valencia: Centro Reina Sofía para el estudio de la violencia.

Máster Online en Resolución de Conflictos en el Aula – [themecolor]enseñanza sin distancias[/themecolor]. [themecolor]UN MASTER OFICIAL EN TODO EL ESPACIO EUROPEO DE EDUCACIÓN SUPERIOR. UN MÁSTER CON UN PROFESORADO DEL MAYOR PRESTIGIO[/themecolor].

Conflictos en el Aula. Máster

 

UCV ONLINE- LA UNIVERSIDAD AUDIOVISUAL E INTERACTIVA QUE SIEMPRE VA CONTIGO

The following two tabs change content below.
Doctora en Psicología y profesora de la Universidad Católica de Valencia. Co-directora del Máster de Resolución de Conflictos en el Aula. Autora, entre otras obras, de Maltrato de Personas Mayores en la Familia en España (Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia: Serie Documentos, nº. 14, 2008)

Leave a Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.