Alsina, G., Arroyo, À., y Saumell, G. (2011). Alumnado con dificultades de regulación del comportamiento (Vol. I). Infantil y primaria. Barcelona: Graó

Alsina, G., Arroyo, À., y Saumell, G. (2011). Alumnado con dificultades de regulación del comportamiento (Vol. I). Infantil y primaria. Barcelona: Graó

FICHA TÉCNICA

Nº de páginas: 209

Año de publicación: 2011

Editorial: Graó

Lengua: Castellano

ISBN: 978-84-9980-075-2

Sinopsis del libro «Alumnado con dificultades de regulación del comportamiento (Vol. I). Infantil y primaria», por G. Alsina, À. Arroyo y G. Saumell.

La colección Escuela Inclusiva trata de la diversidad y de cómo afrontarla en la escuela y ha sido pensada para ayudar a los docentes que desean dar respuestas adecuadas a todo el alumnado desde un enfoque inclusivo, teniendo en cuenta sus diferencias y sin etiquetar ni clasificar a nadie según su capacidad y rendimiento.

Los libros de esta colección abordan distintas temáticas vinculadas con las necesidad educativas que están presentes en las escuelas (alumnado con pérdida auditiva, con dificultades en el aprendizaje de la lectura, con altas capacidades, en situación de estrés emocional, con problemas de salud, en situación de riesgo social, de otras culturas, con discapacidad motriz, con discapacidad intelectual y retraso en el desarrollo, con discapacidad visual, con dificultades de regulación del comportamiento, con trastornos del espectro autista), y todos ofrecen propuestas, criterios, instrumentos, orientaciones y ejemplos para que todos los alumnos puedan aprender y participar en el aula junto a sus compañeros.

Desde este enfoque, Alumnado con dificultades de regulación del comportamiento (Vol. I). Infantil y primaria está pensado para ayudar a los maestros, pedagogos, psicólogos y otros profesionales de la educación en su tarea de educar a niños y  niñas que presentan dificultades para adaptarse con serenidad a las demandas escolares. Son niños y niñas que suelen describirse con frases como: <<no pone atención en lo que hace>>… y un largo etcétera de expresiones que nos indican que algo no va bien. La experiencia de las autoras les hace ver estas frases como clichés que encorsetan tanto al maestro como al niño.

Contenido del libro «Alumnado con dificultades de regulación del comportamiento (Vol. I). Infantil y primaria», por G. Alsina, À. Arroyo y G. Saumell.

Capítulo 1: Punto de partida

El libro parte de la necesidad de una mirada inclusiva sobre cada alumno, lo cual fomenta valores de colaboración y respeto. Los alumnos que puedan tener una falta de regulación en el comportamiento no deben ser etiquetados, ya que tienen más cosas en común de lo que parece con el resto. Por tanto, se trata de conocerle y de evitar el problema que puede traer consigo un diagnóstico, el cual consiste en la presentación de un déficit. Es fundamental el papel del tutor en medio de todo esto, y no debe ser sustituido por el profesor especialista, el cual proporciona una ayuda indudable con el alumno con dificultades, pero no debe tomar demasiado peso en la vida académica del niño ya que impediría una buena inclusión.

Capítulo 2: El desarrollo socializador

Este capítulo comienza haciendo un recorrido por los distintos procesos involucrados en el desarrollo de la socialización del niño, los cuales comienzan en su familia, en la escuela y con sus amigos. Dentro de estos procesos encontramos procesos mentales, afectivos y conductuales, ya que la socialización no es un mero conjunto de conductas.

También de hace referencia a los estadios de autoorganización de Rygard, que son cinco (autoorganización física, sensorial, sensomotriz, de la personalidad y social) y van desde el embarazo hasta la edad de cinco años. Al principio, el niño empieza a dominar el entorno gracias al lenguaje; es por esto que, si se da algún problema en el avance del mismo, también se verá comprometida la socialización del niño.

En cuanto al desarrollo moral en los primeros años de vida, este queda desarrollado en el capítulo desde los 0 hasta los 18 años, partiendo de las ideas de Piaget (desarrollo cognitivo), Kohlberg (desarrollo de la conciencia moral) y Giligan (desarrollo moral).

Por último, se repasa el papel que tiene en la socialización la familia, la escuela y la acción organizada de ambas. Aspectos positivos a trabajar en la familia son la expresividad, el autocontrol, la autoestima o la tranquilidad. En la escuela, el tutor deberá ayudar, con sus formas y su acompañamiento, a aquellos alumnos que encuentren dificultosa la socialización entre sus iguales o la regulación del comportamiento. La familia y la escuela deben estar en permanente contacto, compartir las responsabilidades y comprometerse mutuamente.

Capítulo 3: Detección: ¿por dónde empezar?

La conducta problemática es algo muy natural que puede surgir en cualquier niño. En cambio, Bloomquist hace un repaso de lo que sería el desarrollo del niño en las distintas edades hasta la adolescencia, en el caso de mantener un comportamiento problemático. El capítulo abarca varias causas de estos comportamientos que van desde problemas afectivos, hasta intelectuales. La educación es muy relevante en que se den estos comportamientos o no, y también lo es el apego, las emociones la impulsividad o la agresividad. Es fundamental, no solo recoger toda la información sobre el problema, sino también pedir ayuda a tiempo y de la manera correcta.

Para comenzar a hacer algo, habremos de centrarnos en lo positivo del alumno, lejos de etiquetarlo o intentar ocultar esa conducta problemática, sino más bien reconducirla. También marcaremos un objetivo positivo para nosotros y para el niño, de modo que nos dirijamos a que este aprenda y no a que este deje de hacer ciertas cosas. Por último, el capítulo recoge los indicadores para detectar una conducta problemática, como pueden ser la impulsividad, la persistencia negativa, la resistencia inicial, las dificultades de adaptación o el humor negativo.

Capítulo 4: ¿Para qué evaluar, qué y cómo?

Es fundamental que la persona no quede enjuiciada por sus actos; esto además solo fomentará su conducta problemática, aunque hay muchas otras causas que también recoge el libro. Es preciso que los profesores sepan hacer una evaluación de la conducta del niño, partiendo de la información que tiene, haciéndolo positiva y directamente pero sin resultar invasiva o representar una amenaza para el niño. Para poder sacar todo el potencial del niño, se hará un análisis detallado de los recursos del mismo. Habrá que contar con los factores de riesgo que le hacen iniciar o mantener esta conducta, así como con los de protección. En el capítulo se explican con detalle algunos de estos factores, así como las partes para realizar la evaluación.

Sin embargo, no solo tenemos que evaluar al niño, sino todo su entorno, sobre todo aquel en el que presenta tales conductas, como puede ser la familia o la escuela. El maestro, a su vez, deberá adoptar una actitud reflexiva en todo esto, ya que puede sentir una fuerte impotencia y soledad.

Por último, el capítulo propone la continua revisión de esta evaluación, ya que igual que el niño cambia junto con sus conductas, nosotros también debemos de partir siempre de la novedad que se vaya dando en él.

Capítulo 5: ¿Qué podemos hacer?: la intervención educativa

Un tema que se propone en toda intervención es la aceptación, ya que esta fomentará la resiliencia del niño, y esta a su vez acrecentará el éxito académico y personal y le ayudará a la regulación del comportamiento. La resiliencia es un proceso, en el que es importante que el niño aprenda a expresarse para que nosotros partamos de ahí a la hora de intervenir. Sin embargo, el punto de partida que no puede faltar es creer en él y en sus posibilidades. Dentro de las intervenciones, el capítulo hace un repaso de las universales y las proactivas.

A la hora de gestionar el entorno, será importante tener en cuenta el ser previsores, coherentes y positivos, así como a la hora de gestionar el tiempo y el espacio, el trabajo, los materiales, el aprendizaje, las relaciones, las normas o las tareas. Teniendo esta gestión bajo control, podremos llevar a cabo una buena intervención en la que siempre se contará con el alumno, es decir, se hará junto a él y desde una doble perspectiva: ofreciendo entornos favorables que le creen seguridad y acercándose directamente a sus necesidades para ofrecerle respuestas educativas buenas y eficaces. Para llegar a que la familia también intervenga, la escuela puede ayudarla sin descalificarla en su estilo educativo, enseñándole rutinas, estrategias y acompañamiento para afrontar los problemas y crear nuevos hábitos buenos.

Por último, también debe realizarse una intervención con uno mismo. Es decir, el maestro deberá reflexionar, deberá compartir con sus compañeros evitando quedarse solo en este reto, deberá formarse y deberá disponer de una inspección educativa cercana.

Capítulo 6: ¿Qué centros para estos alumnos?

Ya que este tipo de alumnos suelen venir de entornos frágiles, con más motivo se les deberá ofrecer un entorno positivo y seguro, el cual podrá ser una escuela cercana o a la que acuda el hermano mayor, por ejemplo. Es importante darles también respiros y resguardo, así como crear una cultura de centro, que consista en hacer consistentes las relaciones interpersonales, así como romper con ciertas ideas sobre lo que se considera una mala conducta. Ha de promoverse una escuela que ayude a la socialización, al sentimiento de seguridad o a la participación, lo cual fomentará una regulación del comportamiento.

Sobre las autoras:

Carme Saumell Mir es maestra de pedagogía terapéutica y psicóloga.

En los últimos años, ha formado parte como psicopedagoga de los servicios educativos específicos para el alumnado con trastornos del desarrollo y la conducta (SEETDiC) del Vallés Occidental (Barcelona).

Gemma Alsina Masmitjà:

Psicóloga y logopeda.

Actualmente coordina los servicios educativos específicos para el alumnado con trastornos del desarrollo y la conducta (SEETDiC) del Vallés Occidental (Barcelona).

Àngels Arroyo Rodríguez es maestra de pedagogía terapéutica y de educación infantil. Forma parte de los servicios educativos específicos para el alumnado con trastornos del desarrollo y la conducta (SEETDiC) del Vallés Occidental (Barcelona).



The following two tabs change content below.
Doctora en Psicología y profesora de la Universidad Católica de Valencia. Co-directora del Máster de Resolución de Conflictos en el Aula. Autora, entre otras obras, de Maltrato de Personas Mayores en la Familia en España (Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia: Serie Documentos, nº. 14, 2008)

Leave a Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.