Familias y Covid19

Familias y Covid19.

Por Margarita Gutiérrez Moret. Profesora del Máster en resolución de conflictos en el aula.

El Covid19, ha supuesto un antes y un después en nuestras vidas.

Las experiencias vividas durante este tiempo son tan variadas como los hogares, las personas y las circunstancias de cada uno. Hay personas que han perdido a alguien querido, otras que no han conocido de cerca la enfermedad del Covid-19, pero sí los estragos económicos por pérdidas de empleo, familias que han convivido en pisos pequeños, otras con menores a su cargo, con personas vulnerables… Además de las circunstancias en las que hemos vivido el confinamiento, la información que hemos ido recibiendo también ha influido en las diversas formas de afrontar los cambios, generando un estado de opinión en este momento de incertidumbre.

Recién estrenada la nueva normalidad, podemos ir a las playas y piscinas, salir a restaurantes, hacer deporte sin franjas horarias, etc. La nueva realidad en la que nos encontramos después de meses de confinamiento, nos lleva a poder disfrutar de espacios y encuentros sociales de una forma diferente. Pero la manera de afrontar estos reencuentros no está exenta de conflictos, y me parece importante dedicar este post a reflexionar sobre la comunicación asertiva en esta nueva normalidad.

Diferencias entre unos y otros en la normalidad

Dentro de la familia y de los grupos de amigos hay maneras diferentes de afrontar determinadas situaciones. Hay personas más flexibles con las normas, otras más relajadas, los hay más prudentes, temerosos, imprudentes, sensibles,…etc. y en estos reencuentros sociales se darán situaciones en las que podemos sentirnos más o menos incomodos, o peor todavía, encontrarnos con conflictos sobre las diferentes formas de afrontar una misma situación, por ejemplo un paseo en grupo, un reencuentro familiar, el uso de las mascarillas, el mantenimiento de la distancia, etc. Por eso, es un buen momento para volver a hablar de la asertividad como habilidad de comunicación que va a resultar fundamental para afrontar los reencuentros respetando nuestra forma de vivir la nueva situación y las opciones de los demás. Emplear la comunicación asertiva tiene que ver con saber pedir, saber negarse, saber ser flexible para lograr lo que deseamos, respetando los derechos de los demás y expresando nuestros sentimientos de forma amable y clara.

A veces no nos atrevemos a decir lo que pensamos por vergüenza, por el “qué dirán”, porque tememos las opiniones de los otros. También puede suceder cuando no nos agradan los comportamientos de otras personas, y nos enfadamos conteniendo las emociones, o nos enfadamos y expresamos las emociones “sin control” podemos encontrarnos con situaciones de conflicto con uno mismo o con los demás que se podrían evitar poniendo en práctica la comunicación asertiva.

Hemos visto estos días algunas reacciones inadecuadas en sitios públicos por no poder mantener la distancia de seguridad entre las personas o por el uso inadecuado de las mascarillas. La idiosincrasia de cada situación y la época compleja que vivimos en nuestras interacciones sociales con componentes de miedo e inseguridad que se generan al tener que convivir con covid-19 todavía sin vacuna hacen necesario que las personas aprendan más que nunca a tener una comunicación asertiva. Para ello se ha de poner en marcha una habilidad social que implica la capacidad de expresar nuestros propios sentimientos y la defensa de nuestros derechos personales sin afectar los derechos de terceros.

La manera en la que expresamos a los demás cómo nos sentimos, qué necesitamos o nuestras opiniones de manera próxima y amable va a ser crucial en nuestras relaciones con los otros cuando afrontamos la misma situación desde emociones muy diferentes.

Las emociones guían nuestro comportamiento y tienen una dimensión social importante, esta expresión de nuestras emociones influye también en la forma en la que los demás reaccionan a nuestra conducta y se relacionan con nosotros.

Respuestas sociales ante la nueva normalidad

Vamos a suponer una situación incómoda que se puede producir por ejemplo si unas amistades que nos encontramos desean abrazarnos sin mascarilla, pero nosotros no queremos que se produzca ese contacto físico sin la distancia de seguridad. Hay muchas respuestas posibles. Podemos no comunicar nada, y aguantar nuestra incomodidad o molestia ante el comportamiento de otra persona, en este caso nuestra comunicación sería pasiva, inhibiríamos nuestros sentimientos para no generar una situación de conflicto con los otros, pero sí generándola con nosotros mismos.

Otra reacción podría ser acusarles de no respetar las normas utilizando una comunicación verbal violenta que genera una situación desagradable para los otros que se sienten juzgados negativamente en su comportamiento afectivo. Y la opción más adecuada, el estilo asertivo, implicaría que expresemos de la manera más clara posible como nos sentimos, y en esa zona intermedia es donde mejor podemos situarnos. Cuando somos capaces de expresar y argumentar nuestras necesidades o sentimientos sin agredir o someterse a las distintas opiniones de los otros.

 

En el ejemplo que relataba, la respuesta más asertiva sería la de indicarle a las amistades las ganas que tienes de recuperar el contacto físico pero que las circunstancias te llevan a la máxima prudencia por lo que por favor usen la mascarilla si no pueden respetar la distancia mínima de seguridad, sin entrar a juzgar las distintas formas de comportamiento que puedan darse en esa misma situación. A veces no es necesario argumentar cada elección, simplemente comunicando cómo te sientes con claridad, empatía y afecto es suficiente para que los demás, respeten tus necesidades aun no compartiéndolas. Pero uno de los aspectos más importantes para la comunicación asertiva tiene que ver con vencer la barrera del miedo social, y con toda la cordialidad y afecto, e incluso humor… atreverse a decir lo que se siente!

 

The following two tabs change content below.
Margarita Gutiérrez Moret es profesora de la Facultad de Psicología, Magisterio y Ciencias de la Educación de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” y profesora del Máster Universitario en Resolución de Conflictos en el Aula de esta misma institución.

Leave a Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.