HACER FRENTE A LA BRECHA EDUCATIVA

Hacer frente a la brecha educativa. Por Mati Chisvert. Profesora del Máster en resolución de conflictos en el aula.

Evitar la brecha educativa, es una preocupación importante en tiempos de covid.

El estado de alarma a causa del Covid-19 supuso el cierre de los centros educativos  en todo el país. Esto  generó como resultado el confinamiento en casa tanto al alumnado como al profesorado, teniendo que repensar una nueva escuela en la que los hogares se convertían en aulas y los pupitres en pantallas de ordenador, tablet o incluso móvil. Todo esto supuso un nuevo reto para el profesorado y los equipos directivos junto a las familias, contemplando la diversidad como un desafío permanente ahora más que nunca, puesto que, ante un momento de crisis global, se han generado barreras más evidentes, no solo en el ámbito educativo, sino también en el social y económico.

Frente a esta realidad, ¿Cómo evitar estas barreas y prevenir que se creé una grave brecha educativa entre quienes tiene recurso y quienes no?

En medio de todo esto, la mirada de la escuela en casa se ha dirigido a todo el alumnado. Todo este rápido cambio ha supuesto repensar la respuesta educativa para todos y, en particular, atendiendo al alumnado más vulnerable cuyas barreras para el acceso al aprendizaje han sido mayores. Barreras, en muchos casos generadas por la ausencia de recursos digitales en los hogares. Según datos del INE de 2019, “casi el 9% de los hogares no tiene acceso a Internet ni ordenador en casa”. Otras barreras han sido ocasionadas por un pobre desarrollo de competencia digital en alumnado o familias para acceder a plataformas digitales o simplemente a un correo electrónico garantizando la protección de datos del menor, así como barreras relacionadas más directamente con las necesidades específicas de apoyo educativo.

Los docentes se han encontrado también con otro tipo de barreras, no relacionadas puramente con aspectos educativos, sino con realidades sociales de muchas familias que se han visto sin ingresos económicos, teniendo que recurrir a la ayuda de plataformas sociales simplemente para poder dar de comer a sus hijos, al no disponer de las ventajas que ofrecen los comedores escolares. Ante este panorama, la escuela ha reaccionado con proyectos educativos serios y ajustados a las necesidades que se han identificado, eliminando barreras desde el esfuerzo e implicación de muchos docentes que, activando más que nunca la creatividad y el ingenio por llegar a todo el alumnado, han convertido el problema en una oportunidad para seguir educando a través de tareas y proyectos de aprendizaje basados en la investigación, la reflexión y el desarrollo de competencias del alumnado.

El uso de plataforma educativas.

La Covid-19 ha requerido el uso de plataformas digitales, grabaciones en vídeo de explicaciones por parte de los docentes y clases a través de cadenas de radio entre otros muchos instrumentos. Facilitando dispositivos informáticos de los centros y acceso a Internet al alumnado que no disponía de ningún recurso tecnológico durante el periodo de confinamiento. Creando vínculos psicosociales entre escuela y familias a través del acompañamiento personal del alumnado más vulnerable, mediante llamadas telefónicas, videollamadas o mensajería digital para responder a problemas generados por la situación de aislamiento. Reelaborado las programaciones didácticas por parte de los equipos docentes priorizando en ello las decisiones que benefician por encima de todo al alumnado. Incluso han nacido proyectos de ayuda social impulsados por la solidaridad, la justicia y la obligación moral de la escuela como agente de transformación social.

En este contexto educativo, se mueven actualmente miles de docentes, alumnos y familias que continúan avanzando en el proceso educativo apoyándose en las fortalezas individuales y colectivas para hacer frente a las nuevas barreras que han surgido a causa de la actual crisis. El desafío sigue presente, pero el valor de la educación está garantizado de la mano del profesorado que ha recreado una escuela valiente y comprometida en un momento de crisis mundial, poniendo por encima de todo a las personas como lo esencial en la labor educativa.

 

La UNESCO ha ofrecido una coalición internacional pra evitar la brecha educativa, puedes verlo en este vídeo:

https://www.educaweb.com/noticia/2020/04/01/propuestas-unesco-garantizar-educacion-online-pandemia-19132/

Además podemos leer historias familiares sobre esta experiencia del COVID19 en:https://hirukide.com/familias-ante-el-coronavirus/

 

The following two tabs change content below.
Doctora en Pedagogía. Profesora titular de la Universidad Católica de Valencia, Sus áreas de investigación son los problemas de conducta, la violencia escolar, el maltrato infantil y la inclusión educativa. Es Co-directora del Máster de Resolución de Conflictos en e Aula. Autora de diversos artículos, informes y estudios sobre el tema.

Latest posts by Angela Serrano (see all)

Leave a Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.