Trastornos de conducta, por Isabel Iborra

Trastornos de conducta, según el DSM-IV

Por Isabel Iborra, Profesora del Máster Oficial en Resolución de Conflictos en el Aula.

Trastornos de conductaLos trastornos de conducta en la infancia suponen una preocupación en la actualidad. Tal como se afirmaba en el artículo “problemas de conducta”, y siguiendo la vía de clasificación categorial de los problemas de conducta, solo algunos sujetos presentan trastornos de conducta, en concreto, aquellos que cumplen escrupulosamente los criterios que para ese trastorno establece uno de los manuales de diagnóstico de los trastornos mentales (DSM o CIE).

En este artículo, vamos a exponer específicamente los criterios diagnósticos que establece el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-IV-TR para los trastornos de conducta. En concreto, en el apartado de los trastornos de inicio en la infancia, niñez y adolescencia, pueden encontrarse, entre otros, los trastornos por déficit de atención y comportamiento perturbador (a los que se denomina coloquialmente “trastornos de conducta”), dentro de los cuales, se pueden encontrar los siguientes, que son de nuestro interés para el tema en cuestión: Trastorno con déficit de atención con hiperactividad, Trastorno disocial, Trastorno negativista desafiante y Trastorno de comportamiento perturbador no especificado.

A continuación, se presentan los criterios diagnósticos de los tres primeros, por ser el último una categoría residual, que se diagnostica cuando no se cumplen suficientes criterios para ninguno de los otros tres.

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

Es un patrón de conducta persistente más intenso y frecuente que el que se da en niños de su mismo grupo de edad.

  1. Se han de dar 6 o más de los siguientes síntomas de desatención.
  • Falla a menudo en prestar atención a detalles o comete errores en el trabajo escolar u otro tipo de tareas
  • A menudo tiene dificultades en sostener la atención en las tareas y en actividades lúdicas
  • A menudo parece no oír cuando se le está hablando directamente
  • A menudo no sigue instrucciones y fracasa en terminar sus tareas escolares, tareas de casa o responsabilidades en el trabajo (no por oposicionismo o falta de intelección)
  • A menudo tiene dificultades para organizar sus tareas y actividades
  • TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad)A menudo no le gusta o evita implicarse en tareas que necesitan esfuerzo mental
  • A menudo pierde cosas necesarias para el desempeño de tareas o actividades
  • A menudo se distrae con estímulos externos
  • A menudo se olvida de sus actividades diarias
  1. Se han de dar seis o más de los siguientes síntomas de hiperactividad:
  • Muestra inquietud con manos, pies y moviéndose en la silla
  • A menudo se levanta de la silla en clase o en lugares que supuestamente hay que estar sentado
  • A menudo corretea, se encarama, trepa en ocasiones inapropiadas (en adolescentes se muestra como sentimiento de inquietud)
  • A menudo le cuesta implicarse en juegos tranquilos
  • A menudo no para y actúa como si tuviese un motor
  • Habla demasiado
  • Impulsividad
  • Interrumpe o contesta antes de que la pregunta sea formulada
  • A menudo no puede esperar su turno
  • A menudo interrumpe o se entromete

Algunos síntomas de inatención hiperactividad e impulsividad que aparecen antes de los siete años, aunque se haya tardado en dar el diagnóstico.

Los síntomas de perturbación tienen que darse al menos en dos de tres contextos: casa, escuela y trabajo.

Debe haber una clara evidencia clínica de interferencia en la vida académica, personal u ocupacional.

No se deben dar los criterios de otros desórdenes tales como Esquizofrenia, Psicoticismo, Trastornos del Desarrollo, Afectivos, Ansiedad, Disociativos o de Personalidad.

Se pueden emitir tres tipos diagnósticos: el mixto con alteraciones de la atención e hiperactividad, el que tiene fundamentalmente síntomas de atención y el que tiene fundamentalmente síntomas de hiperactividad.

Trastorno disocial

Es un patrón de conducta persistente y repetitivo en el que se violan los derechos básicos de los demás o las reglas y normas apropiadas de la sociedad, como se manifiesta por la presencia de tres o más de los criterios que siguen en un período de 12 meses o de uno en los últimos 6 meses.

  • Agresión a gente y animales.
  • Peleas frecuentes o intimidación a otros.
  • Ataques físicos frecuentes.
  • Uso de armas que pueden causar grave daño físico a otros.
  • Ser físicamente cruel con la gente.

  • Ser físicamente cruel con animales.
  • Robo con violencia.
  • Asalto sexual.
  • Destrucción de la propiedad.
  • Pegar fuego deliberadamente con la intención de infringir daño grave.
  • Destruir deliberadamente la propiedad de otro.
  • Falsedad o robo.
  • Entrar en casa, edificio o coche ajeno.
  • Mentir para obtener beneficio, favores o eludir obligaciones.
  • Robar sin violencia.
  • Grave violación de las reglas.
  • Frecuentemente pasa la noche fuera de casa sin consentimiento paterno antes de los 13 años.
  • Fugas por una noche, al menos dos veces, del hogar paterno o subrogado o sólo una fuga por un largo período.
  • Novillos escolares con comienzo antes de los 13 años.

Esta perturbación causa un desajuste clínicamente significativo en el funcionamiento social, académico y ocupacional.

Si el sujeto tiene 18 años o más los criterios no se cumplen en el Trastorno de Personalidad antisocial.

Suele comenzar hacia los 9 años. Hay tres subtipos según su inicio: con comienzo por debajo de los 10 años, con comienzo por encima de los 10 años y con comienzo desconocido.

Se consideran también tres posibles grados de intensidad: leve, importante y grave, en función del daño o perjuicio a los otros.

Trastorno negativista desafiante

Los niños que presentan este trastorno son impulsivos, hostiles, desobedientes y entran fácilmente en confrontación con cualquier tipo de autoridad tanto con adultos como con compañeros. Siguiendo el DSM-IV-TR los criterios son los siguientes:

Un patrón de negativismo hostil y conducta desafiante que dura al menos 6 meses durante los cuales tiene que presentar cuatro o más de los siguientes criterios:

  • Pierde a menudo el control
  • Discute a menudo con los adultos
  • A menudo y activamente desafía y rehúsa cumplir las demandas y reglas de los adultos

  • A menudo y deliberadamente molesta a la gente
  • A menudo culpa a los otros de sus errores o mala conducta
  • A menudo provoca o incomoda a los demás
  • A menudo está furioso o resentido
  • A menudo es rencoroso vengativo

Esta perturbación causa un desajuste clínicamente significativo en el funcionamiento, social, académico y ocupacional.

La conducta no ocurre exclusivamente durante un episodio Psicótico o un Trastorno afectivo.

Los criterios no se cumplen para el Trastorno Disocial y, si el sujeto tiene más de 18 años, tampoco para el Trastorno de Personalidad Antisocial.

Para el diagnóstico de este trastorno hay que comparar la conducta de un individuo con los de su grupo de edad.

Es una conducta que tiene a la base una alteración emocional. Si un niño presenta estos síntomas y además los de trastornos de conducta prevalece este último diagnóstico.

Suele aparecer sobre los ocho años, pero se dan casos preescolares. Este tipo de conducta suele comenzar precozmente y se dan casos de niños que comienzan a desarrollar el trastorno a los dos años en el primer período evolutivo de oposición.

Bibliografía:

First, M. B. (2009). DSM-IV-R. Manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Barcelona: Masson.

 

Máster Online en Resolución de Conflictos en el Aula – [themecolor]enseñanza sin distancias[/themecolor]. [themecolor]UN MASTER OFICIAL EN TODO EL ESPACIO EUROPEO DE EDUCACIÓN SUPERIOR. UN MÁSTER CON UN PROFESORADO DEL MAYOR PRESTIGIO[/themecolor].

Conflictos en el Aula. Máster

 

UCV ONLINE- LA UNIVERSIDAD AUDIOVISUAL E INTERACTIVA QUE SIEMPRE VA CONTIGO

The following two tabs change content below.
Isabel Iborra
Doctora en Psicología y profesora de la Universidad Católica de Valencia. Co-directora del Máster de Resolución de Conflictos en el Aula. Autora, entre otras obras, de Maltrato de Personas Mayores en la Familia en España (Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia: Serie Documentos, nº. 14, 2008)

Leave a Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.