Hablando del condicionamiento, por Gloria Cava

[themecolor]Condicionamiento clásico – Condicionamiento operante[/themecolor]

Gloria Cava, profesora del Máster Universitario en Resolución de Conflictos en el Aula.

[themecolor]1. Intrusismo[/themecolor]

Ya saben ustedes que en las llamadas “CIENCIAS HUMANAS” (la psicología tiene el corazón partido entre estas ciencias y las ciencias de la salud) el intrusismo es casi la norma. Este hecho se traduce en que, a menudo, el rigor científico que sería exigible en este área del saber brilla por su ausencia. Un rigor, por cierto, que no sólo fue reivindicado, sino puesto en práctica de manera inapelable por los conductistas de los primeros tiempos. El conductismo y sus técnicas de modificación de conducta si en algo se excedieron fue, precisamente, en su ansia de cientificidad que, a menudo, con frecuencia llevó a incurrir en ciertas exageraciones.

[themecolor]2. La flexibilidad deseable[/themecolor]

Yo no soy conductista, aunque, como psicóloga ecléctica que adopta de cada aproximación aquello que considera que mejor se adapta a las circunstancias de la persona que requiere ayuda psicoterapéutica, no dejo de reconocer que las investigaciones conductistas sobre el condicionamiento operante arrojan mucha luz sobre cómo podemos actuar ante casos de conductas indeseables.

[themecolor]3. Sobre el condicionamiento[/themecolor]

Pues bien, también en este contexto habría que despejar la bruma que envuelve el uso de determinados conceptos y, en particular, el concepto de condicionamiento.

1. Creo que todo el mundo sabe que los gatos son muy suyos y que no suelen acudir cuando se les llama. En eso son muy

Condicionamiento clásico

diferentes de los perros. Pues bien, en lugar de ponerle la comida a mi gato en su plato sin más, hace un tiempo empecé a agitar el bote que la contenía antes de depositarla en dicho recipiente. Ahora, basta que agite el bote para que acuda rápido. Ya no necesito llamarle para que venga; basta con agitar el bote (le dé o no comida). He condicionado su conducta. Este tipo de condicionamiento se denomina “clásico” y tiene en Pavlov (1849-1936) a su primer formulador científico (aunque estas cosas se sabían desde la noche de los tiempos).

Condicionamiento operante

Condicionamiento operante

2. Las denominadas en sentido estricto (y, por consiguiente, conductista) “técnicas de modificación de conducta” no se basan en este tipo de condicionamiento. Tengo un amigo que está criando una perrita (una ratonera valenciana), bastante escandalosa por cierto. Somos vecinos. Cuando yo llamo a la perrita (Perla), unas veces viene y, en la mayoría de las ocasiones, no me hace ningún caso. En cambio, cuando mi amigo pronuncia “Perla”, la perrita, esté donde está, acude como un rayo. Mi amigo suele lucir este hecho. Pues bien, un buen día me decidí a examinar este proceso con detenimiento. Mi amigo gritó ¡Perla! Y Perla apareció corriendo como alma a la que persigue el Diablo. Dio un salto hasta golpear con su hocico la mano derecha de mi amigo. Todo fue muy rápido. Le pedí a mi amigo que abriera su mano derecha. Se rió. Me extendió la mano abierta y allí estaba el secreto. Tenía unas minúsculas pastillitas. Le pregunté qué eran. Me dijo que no sabía de qué estaban compuestas, pero que a su perrita le chiflaban.

Mi amigo ha condicionado a su perrita a acudir cuando la llama. Yo he condicionado a mi gato. Yo agito el bote de comida y mi gato acude. Empleo un estímulo que antecede su conducta. Mi amigo llama a su perrita y le da un premio por acudir. Mi amigo no emplea un estímulo antecedente, como yo. Mi amigo refuerza la conducta que él desea que ponga en práctica su perrita una vez que la ha realizado. Ese tipo de condicionamiento es el denominado “operante” (o también “instrumental”). Es el condicionamiento sobre el que descansan las técnicas de modificación de conducta, unas técnicas que el conductismo ha investigado en profundidad y con un rigor científico que pocas veces la psicología ha alcanzado en su historia.

Lamentablemente, la exposición que una suele encontrarse en manuales y ‘recetarios’ para resolver conflictos en el ámbito educativo es a menudo una caricatura de lo que el conductismo, repito, ha desarrollado con tanta dedicación científica. Pero, sobre esto, les hablaré otro día, con permiso de ustedes.

UCV ONLINE – LA UNIVERSIDAD AUDIOVISUAL E INTERACTIVA QUE SIEMPRE VA CONTIGO

The following two tabs change content below.
Gloria Cava
Gloria Cava es doctora en psicología y máster en psicología clínica,en terapia familiar y en terapia breve estratégica. Es psicóloga especialista en Psicoterapia por la Federación Europea de Asociaciones de Pscólogos (EFPA/COP). Ha sido psicóloga adjunta de la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Universitario la Fe (Valencia) entre 1999 y 2011 [véase: http://www.gloriacavapsicologa.com]

Leave a Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.