Educar sobre el sentido de la vida

Educar sobre el sentido de la vida.

Normalmente cuando hablamos de resolución de conflictos, siempre tenemos la impresión que son una serie de estrategias que hay que desarrollar y no estamos equivocados. Pero también tiene que ver con una actitud ante la vida. En este artículo me gustaría ir un poco más allá, normalmente en la intervención con niños agresores (sin justificar su comportamiento) te encuentras que estos menores están vacíos emocional, espiritual y afectivamente. Que no le encuentran un sentido a la vida, expresan realmente miedo a no ser nadie, a no ocupar un lugar en los iguales, demostrándolo muchas veces como ira, violencia y autoagresión. Y es que la ausencia de un sentido profundo en la vida, una razón de ser alguien y tener una identidad propia puede llevar a los adolescentes y menores a sentirse realmente atrapados y sin sentido.

Educar sobre el sentido de la vida, es ayudar a encontrar lo mejor de cada persona

Educar sobre el sentido de la vida

Llenar de significancia la vida, enseñar que todos somos necesarios es un trabajo de salud emocional que evitará muchas de los conflictos que ocurren al interior de la aulas. La educación emocional debe abobar por una educación lejos de la visión global de producción, donde el niño sólo es educado para que trabaje y logre sobrevivir. Debemos educar para que los seres humanos comprendamos que somos seres necesarios, seres con un sentido del porque vivimos. La violencia social que observamos a diario es el resultado de personas que han pasado por la escuela. La escuela no puede vivir ajena a la historia porque forma sujetos para esa historia, personas que tienen que saber porque son necesarios. Esta ausencia de sentido en los contenidos de nuestros alumnos, lejos de la significancia del día a día y sobre todo de la auto reflexión de qué aportar ante los conflictos hace que se vea a la persona como un objeto y no se trabaje sobre los anclajes que deben transmitirse para amar la vida y ver en ella una oportunidad para ser mejores.

¿Pero cómo educar sobre el sentido de la vida? ¿Es posible? La tarea de educar hoy consiste en hacer entender que el sentido profundo de la vida, y cómo está necesariamente ligada a la de otros seres humanos. Educar que somos para alguien más, que nuestros actos afectan positiva o negativamente a otros.

Tener un sentido para vivir es una brújula que permite evaluar las acciones. Para encontrar un sentido en la vida es necesario dedicar horas en la escuela a pensar en el “yo”   en soledad y en relación a otros, lejos del narcisismo y el individualismo y centrado en la capacidad de dar a otros. Cómo educar en un sentido de la vida? El libro de Victor Frankl (2007), el hombre en busca del sentido nos permite dilucidar algunas buenas conclusiones. Este autor comenta: “en la medida que aumenta el peso y gravitación de nuestros deberes y compromisos personales, y asumimos nuestras propias responsabilidades, sin atribuir a los demás las deficiencias de nuestros actos, también en esa medida, se incrementa la conciencia y el sentido de nuestra vida: “Las dificultades cuanto más grandes sean, acentúan. El carácter de deber que tiene nuestra existencia y con ello se da más sentido a la vida” [19].

Así, educar en el sentido de la vida tiene que ver con varios temas de educación de la persona.

  • Educar en la responsabilidad social de los actos.
  • Educar en las convicciones
  • Educar en los valores
  • Educar en la voluntad.
  • Educar en el compromiso.

Educar sobre el sentido de la vida es una forma de prevención para los menores que no se sienten amados, que tienen problemas de autoestima, que no encuentran su lugar y que en muchas ocasiones optan por la violencia de forma equivocada. Además de educar en los temas anteriores las tutorías de clase en los centros escolares deberían incidir en temas que construyen el interior de la persona, pero estos temas no deberían ser abordados al final de la ESO, sino que deberían constituir un mapa antropológico de  la educación de los  menores a lo largo del proceso educativo.

Por Ángela Serrano

Profesora Universidad Católica de Valencia.

The following two tabs change content below.
Angela Serrano
Doctora en Pedagogía. Profesora titular de la Universidad Católica de Valencia, Sus áreas de investigación son los problemas de conducta, la violencia escolar, el maltrato infantil y la inclusión educativa. Es Co-directora del Máster de Resolución de Conflictos en e Aula. Autora de diversos artículos, informes y estudios sobre el tema.

Leave a Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.